martes, 23 de abril de 2013

Mi primer pan

Hace ya un par de meses, o tres, aprovechando que tenía levadura fresca en casa, que no es muy habitual, y pensando qué preparar, se me ocurrió preparar pan, y la verdad es que quedó bien rico. Con la receta que os dejo más abajo me salieron 2 hogazas de unos 600 gramos cada una. Aquí os dejo la receta, el proceso es largo, principalmente por los periodos que hay que dejar para que la masa suba, pero así te garantizas que quede un pan esponjoso.
Ingredientes:
  • 750 gramos de Harina de Fuerza
  • 15 gramos de Levadura Fresca
  • 1/2 cucharada de Sal
  • 450 mililitros (gramos) de Agua tibia
  • Harina para amasar
Preparación:
  1. Tamiza la harina sobre un bol grande y ponle la sal.
  2. En un vaso, pon una parte del agua, tibia (a unos 35ºC), y disuelve la levadura fresca.
  3. En el bol que tienes la harina, forma un agujero en el centro, tipo cráter y echa ahí la levadura disuelta y el resto del agua tibia. Empieza a mezclar con las manos hasta que la masa se despegue de las paredes del bol. Debería tener la consistencia adecuada pero si ves que te está quedando muy líquida, ponle un poco más de harina, y si, por el contrario, te está quedando muy seca y difícil de trabajar, ponle un poco más de agua tibia.
  4. Ahora es el momento de pasar la masa a la mesa enharinada y empezar el amasado. Para hacer un buen amasado, sujeta la masa con una mano y con la otra estira hasta que empiece a romperse, dobla por la mitad uniendo los dos extremos y retuércela un poco. Repite este proceso durante alrededor de 10 minutos. La masa estará lista cuando deje de estar pegajosa y esté elástica.
  5. Precalienta el horno a unos 40ºC y cuando llegue a esa temperatura apágalo.
  6. Engrasa un cuenco grande con aceite de oliva, haz una bola con la masa e introducela en el bol. Cubre con plástico de cocina, transparente, y deja que la levadura actúe. Mete el bol tapado en el horno templado durante unas 2 horas, o hasta que la masa haya duplicado su volumen. La masa está lista para trabajar otra vez si al introducir el dedo se queda la huella durante un tiempo, desapareciendo muy despacio.
  7. Toca amasar otra vez. Pasa la masa a la mesa enharinada y, amasa con la palma de la mano, haciendo un círculo y metiendo los bordes hacia el centro. Repite esto durante unos 10 minutos.
  8. Deja la masa en forma de bola, da la vuelta, para que los pliegues queden hacia abajo, cubre con un trapo limpio y deja reposar unos 15-20 minutos más.
  9. Precalienta el horno a unos 40ºC y cuando llegue a esa temperatura apágalo.
  10. Pasado este tiempo repite de nuevo el paso 7 y vuelve a dejar la masa en forma redondeada.
  11. Prepara una tabla lisa con harina y pon la masa encima (dejando los pliegues abajo), y cubre de nuevo con el trapo, seco, y mételo en el horno templado. Déjalo unos 50 minutos ó 1 hora.
  12. Pasado este tiempo, saca la masa del horno y calientalo de nuevo, esta vez a 230ºC, e introduce un bol o bandeja con agua en la base del horno, para mantener la humedad y mete la bandeja del horno (donde vayas a hacer el pan) a media altura, para que esté caliente cuando metamos la masa.
  13. Con un cuchillo muy afilado haz un corte, poco profundo, en la masa.
  14. Desliza la masa en la bandeja caliente y programa unos 20 minutos.
  15. Pasado este tiempo, saca la bandeja de agua del horno, baja la temperatura del horno a 180ºC y programa otros 15 ó 20 minutos, controlando cada poco tiempo. Los tiempos pueden ser diferentes dependiendo de cada horno y del tamaño del pan.
  16. El pan estará hecho cuando al golpear la base con los nudillos suene hueco. En este momento, apaga el horno, saca el pan y ponlo a enfriar sobre una rejilla.
Notas:
  • Si en lugar de una hogaza grande queréis hacer 3 pequeñas, debéis dividir la masa y hacer la forma redondeada justo antes de ponerla en la tabla y dejar crecer la segunda vez. En este caso, tras los primeros 20 minutos de horneado, sacar la bandeja del horno y en lugar de 15 minutos más, yo lo tuve 10 minutos, controlando cada 5, y quedaron perfectos, al ser más pequeños, no necesitan tanto tiempo de cocción.
  • No empieces el pan hasta que esté completamente frío, por lo menos 1 hora después de salir del horno.
Bueno, espero que os animéis a hacerlo y me contéis que tal os queda.

Ya os adelanto que la próxima vez haré unos con anises, o matalahuva, como lo llaman en Canarias, ya os contaré cómo queda.